Alternativas a la desungulación en gatos - Apasos Vitoria
  • Educación y rascadores: Podemos optar por una solución algo más inteligente y más práctica de cara a nuestra mascota. Tratar los problemas de comportamiento desde que son cachorros, enseñarles donde pueden arañar siempre que quieran (ponerles rascadores verticales y horizontales, torres de juego, etc.) y cuando lo utilicen premiarles para que asocien el gesto con algo grato para ellos como por ejemplo: darles unas bolitas de pienso, ofrecerles una zona exclusiva para sus juegos y, por supuesto, tener en cuenta que los gatos castrados en su tiempo adecuado -entre los 7 y 9 meses de edad como máximo-, son menos proclives a que marquen irremediablemente donde quieran y sientan la necesidad de marcharse de casa por la época del celo.
  • Feromonas:Cuando el gato se siente seguro en su entorno, frota su cabeza dejando las superficies impregnadas de una sustancia llamada feromona facial, que le permite identificar ese entorno como familiar, de bienestar y calma. Existen productos que simulan el olor de las feromonas faciales del gato. De este modo, se colabora en la estabilización del comportamiento del animal y reducen el marcaje.
  • Uñas postizas: Una solución muy práctica. Son pequeñas fundas de plástico que se fijan a la uña del gato con pegamento, el mismo dueño puede ponérselas y además hay varios tamaños para que se adapten mejor. Solo hay un pequeño inconveniente: se tienen que cambiar periódicamente debido al crecimiento de la uña, si bien la propia funda se despega cuando la uña crece.
  • Repelentes: Si el gato suele arañar en zonas concretas, podemos utilizar repelentes especialmente diseñados para mascotas, que nos ayudaran a disuadirlos sin que sean nocivos para su salud.
  • Corte de uñas: Se puede realizar un corte periódico en la punta de las uñas del gato teniendo cuidado de no cortar la pequeña vena que está dentro de la uña. Si no nos damos cuenta y cortamos esta vena, tendremos que actuar con rapidez y parar la hemorragia con polvo estíptico. Los gatos se acostumbran con facilidad a que les corten las uñas si lo hacemos desde pequeños. No obstante, siempre es más seguro acudir a un veterinario. Este proceso tendremos que hacerlo cada vez que lo necesite el gato, que suele ser cada una o dos semanas.

Estas medidas harán que aumente la calidad de vida de nuestra mascota y por supuesto nos ahorraremos en problemas de cara a la salud del gato.