La futura norma de protección promueve la esterilización de mascotas y veta el circo con animales. Vitoria ya lo prohibió en 2013

La capital alavesa es pionera en la protección animal. Lo demuestran la prohibición en 2013 de los circos que contaran con su presencia, el cambio de una tradición con 75 años de historia como es la carrera de burros por otra de barricas en 2016 o el ‘sacrificio cero’ instaurado en la perrera vitoriana desde hace tres lustros. Ahora, ese empeño por el bienestar de las mascotas se extenderá a toda Euskadi mediante una ley, a iniciativa de Elkarrekin Podemos, cuya tramitación acaba de arrancar en el Parlamento vasco. El objetivo, aseguran los grupos que sustentan el Ejecutivo autónomo, PNV y PSE, es que la normativa «se pueda aprobar antes de acabar la legislatura».

La futura ley de protección y bienestar animal impedirá que las perreras vascas realicen sacrificios «independientemente del tiempo transcurrido» desde la llegada de la mascota. Solo se permitirá la eutanasia cuando tengan una enfermedad transmisible o una dolencia incurable «que les genere dolor y sufrimiento». Y siempre previo informe veterinario. Este es uno de los aspectos más destacados de la futura regulación que adaptará la normativa en Euskadi a la nueva realidad jurídica y a la sensibilidad de una población para la que los animales se han convertido en un miembro más de la familia. Su censo va en aumento. Tanto es así que en Vitoria el número de canes ha llegado a superar al de niños menores de doce años: 37.450 frente a 30.193. Y no es el único caso, también en Bilbao y otras localidades del País Vasco.

La norma incluirá sanciones de hasta 100.000 euros para los casos más graves de maltrato animal y, entre sus 41 artículos, se prohibe la mutilación estética como el recorte de orejas y rabo en perros en la línea de lo aprobado por el Parlamento europeo el pasado año. La ley no permitirá tampoco tener a un animal atado durante más de cuatro horas ni encerrado durante un día entero en lugares como un balcón o un garaje. Si habitan en un inmueble deberán poder salir a la calle a realizar ejercicio y si viven en el exterior se les deberá proporcionar cobijo para resguardarse de la meteorología. Cuando viajen en un vehículo deberán hacerlo en un espacio adecuado. Y si «de forma circunstancial» deben permanecer en el interior de un coche estacionado, se aparcará a la sombra y con la ventana lo suficientemente abierta para una correcta ventilación. Además, por norma general y salvo prohibición expresa visible desde el exterior, podrán acceder a establecimientos hoteleros, hosteleros, comerciales y transporte público.

No toca la caza ni los toros

La normativa en trámite regulará los centros de acogida y se fija en el control del censo de los animales de compañía. Para ello promoverá su esterilización y la cría responsable «como pilares fundamentales para evitar la superpoblación y, en último término, el abandono». La futura ley, eso sí, deja fuera la caza, la pesca, los espectáculos taurinos y la protección y conservación de la fauna y flora silvestre en el medio natural. En cambio, prohibe las competiciones de tiro pichón y las ferias y los circos con animales.

El parlamentario José Ramón Becerra, de Podemos, presentó este texto en el que trabajan «desde hace dos años» de la mano de asociaciones animalistas. «La propuesta es un avance sustancial respecto a la ley de 1993. Era necesario actualizarla y adaptarla a la sensibilidad actual y la realidad social y jurídica. Esta ley endurece las sanciones, que serán proporcionales al maltrato que sufra el animal, algo que es una novedad».

https://www.elcorreo.com/alava/araba/vasca-extendera-euskadi-20191212193613-nt.html